Compartir en Redes Sociales
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra (UIFAND) sobre los 120 millones de dólares que movió a este país Juan Ramón Collado Mocelo, el abogado de poderosas figuras del poder en México, emite entre sus conclusiones la “imposibilidad de conocer el origen real de los fondos transferidos”, publica este lunes el sitio de internet del diario El País.

El diario madrileño tuvo acceso al documento, fechado en octubre de 2018, que forma parte de la investigación por blanqueo y asociación ilícita que se desarrolla contra Collado desde 2016 en un juzgado de Andorra.
Los agentes del organismo plantean en el documento que Collado no acreditó cómo consiguió la fortuna que depositó en 23 cuentas en la Banca Privada d´Andorra (BPA) entre 2006 y 2015.

Los mismos aprecian indicios de blanqueo de capitales en las cuentas de Collado, destacan la “opacidad” de sus movimientos y la “nula” trazabilidad del dinero”, publica el diario.

Tras escrutar centenares de ingresos y transferencias, los agentes rebaten en un documento de 244 páginas la tesis que expuso Collado sobre sus fondos en julio de 2016, cuando declaró como investigado por un presunto delito de blanqueo ante la juez andorrana Canòlic Mingorance.

Casas de empeño, el origen según Collado

El abogado del expresidente Enrique Peña Nieto declaró entonces que parte del capital que colocó en BPA procedía de los beneficios de una cadena de casas de empeño que fundó su padre en los años 90. Un negocio que –relató—generó unos ingresos por intereses de 84 millones de dólares en 14 años.

Los agentes andorranos se refieren a las casas de empeño como “un sector de alto riesgo en materia de prevención de blanqueo”. Y consideran que el esquema que tejió Collado en el principado pirenaico se concibió para despistar sobre el verdadero beneficio del dinero.

El abogado de Raúl Salinas de Gortari y del exlíder del sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps, hizo circular esos fondos a través de un entramado de cuatro sociedades instrumentales holandesas que se nutrieron de las casas de cambio mexicanas Tíber, ByB y otras sociedades fiduciarias, según el informe.

“El uso de estas cuentas de las casas de cambio y la concentración de pagos permite perder la trazabilidad de los fondos y facilita la opacidad”, apuntan en el informe. “No se puede acreditar que los importes transferidos a través de las cuentas de las casas de cambio procedan del señor Collado”, añaden.

Esta conclusión coincide con la auditoría que elaboró PricewaterhouseCoopers sobre las cuentas del BPA tras la intervención de la institución financiera en 2015.

  •  
    2
    Shares
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •