Ahora, el emisor deberá comunicarle al contribuyente cuando quiera cancelar un CFDI y el motivo de hacerlo, mientras que el receptor tendrá un plazo de 72 horas para aceptar o no dicha anulación

Los receptores de la factura tendrán hasta 72 horas para emitir una respuesta al emisor que canceló la factura, de no hacerlo, el SAT dará como aceptada la cancelación.

CON LAS modificaciones que entrarán en vigor en septiembre acerca de la cancelación de la factura electrónica, la autoridad fiscal busca detener las malas prácticas que se habían llevado a cabo en años anteriores, indicaron expertos.

Salvador Gómez, director general de Buzón E, expresó que desde el 2014, cuando se hizo obligatorio el uso del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), se dio una práctica en donde los contribuyentes que vendían un bien o servicio cancelaban la factura de éste, afectando así al contribuyente receptor.

“La autoridad se dio cuenta debido a las quejas de los contribuyentes, porque cuando los que ya habían pagado por la factura querían deducir dicho gasto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) les indicaba que ese CFDI había sido cancelado, pese a que ellos ya habían realizado el pago”, explicó.

En este sentido, el contribuyente que busca cumplir con sus obligaciones fiscales y hacerse acreedor a la devolución que le corresponde no lo puede hacer, mientras que el emisor de la factura —que es quien la canceló— termina declarando menos ingresos y, a su vez, afecta la recaudación.

“El órgano recaudador se dio cuenta de que esta práctica era un problema que iba creciendo muy rápido —Buzón E calcula que entre 20 y 30% de las facturas que se emiten se cancelan—; entonces, el SAT, para otorgarle certeza jurídica y seguridad a los contribuyentes, creo esta nueva herramienta de aceptación de cancelación de factura”, explicó.

La cancelación de la factura es una nueva disposición que llegó junto con la versión 3.3 del CFDI. Este servicio protege a los receptores de las facturas contra la cancelación indebida y unilateral de dicho documento, ya que ahora el emisor deberá comunicarle al contribuyente cuando quiere cancelar un CFDI y el motivo de hacerlo, mientras que el receptor tendrá un plazo de 72 horas para aceptar o no dicha cancelación.

“Si pasadas las 72 horas el receptor no emite una respuesta, el SAT considerará que acepta la cancelación del CFDI”, explicó Salvador Gómez.

Por su parte, Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal, expresó que el SAT se verá beneficiado con este esquema en la parte recaudatoria, ya que será difícil que aquellos contribuyentes que cancelaban sus facturas para declarar menos impuestos lo sigan haciendo.

“Beneficia al fisco en lo recaudatorio. Ahora, los ingresos se van a declarar tal cual; es decir, no podrán esconderlos a través de la cancelación de la factura”, indicó.

Hace algunos días, el SAT volvió a dar una prórroga para empezar con el esquema de cancelación de factura. En un principio, iba a entrar en vigor el 1 de enero de este año; sin embargo, se otorgó un nuevo plazo para el 1 de julio y, ahora, una prórroga para el 1 de septiembre.

Lo anterior, explicó el fisco, se dio para darles tiempo a los contribuyentes de los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC) para implementar adecuadamente los sistemas para llevar a cabo dicho esquema.

Ahora, los ingresos se van a declarar tal cual; es decir, no podrán esconderlos a través de la cancelación de la factura”.

Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal.

CIFRA HISTÓRICA

Datos del SAT mostraron que al primer semestre de este año, se emitieron un total de 3,222 millones de facturas electrónicas, 2.6% más que en el mismo periodo del 2017. En promedio, en cada segundo se emitieron 206 CFDI.

Cabe destacar que la cifra de estos primeros seis meses del año es a partir del alta de la cual el SAT tiene registro respecto a CFDI emitidos.

“Del 2005 a junio del 2018 se han emitido un total de 36,464 millones de facturas y desde el 2011, año a partir del cual se tiene registro de los emisores, 7 millones 719,875 contribuyentes han emitido al menos una factura electrónica”, destacó el SAT en su Informe Tributario y de Gestión, al segundo trimestre del año.

El economista