La que fuera jefa de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), Margarita García-Valdecasas, envió un informe confidencial de una investigación llevada a cabo por la Agencia Tributaria a su marido, el expresidente del banco suizo en España Mirabaud, Alejandro Pérez Calzada, a su vez investigado por blanqueo de capitales.

García-Valdecasas ha sido durante años la inspectora jefa de la Unidad responsable de investigar los grandes fraudes en España. Es más, su unidad fue la que analizó, junto a la Fiscalía Anticorrupción, todos los datos aportados por el exempleado del HSBC, Hervé Falciani, sobre defraudadores fiscales.

De esa investigación salió el nombre de Venture Finanzas, sociedad de inversión vinculada a su marido, así como el socio de éste, David Alar Joel, quien ha sido condenado por fraude fiscal. Tirando del hilo, una investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la Fiscalía y el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, se descubrió que Pérez Calzada podría estar utilizando Venture Finanzas para repatriar fondos de clientes del HSBC a España a través de Andorra.

De la investigación se desprende que además, Pérez Calzada podría haber defraudado cerca de 4 millones de euros entre los ejercicios 2011 y 2012, además del delito de blanqueo de capitales.

Tras analizar estas sospechas, De la Mata ordenó el registro tanto de sus oficinas como del domicilio de Pérez Calzada y García-Valdecasas en julio de 2016. En ese momento, ella era la máxima responsable de la unidad de élite de la Agencia Tributaria y persona de confianza en la Audiencia Nacional y en la Fiscalía Anticorrupción.

Informe confidencial ‘caso Rato’

Ahora, de aquellos registros, la Fiscalía ha detectado que García-Valdecasas utilizó su correo corporativo para enviar información confidencial a su marido de asuntos que se estaban investigando. Concretamente, y por ahora, se ha localizado un ‘email’ enviado desde el correo corporativo de la AEAT con un documento adjunto bajo el título “Informe de avance nº4, Operación RR Kradonara Telefonica.Ignacio.docx”, del ‘caso Rato’.

Según los investigadores, este borrador de informe “presumiblemente” es elaborado por el funcionario de la Inspección de la Agencia Tributaria, L.A.C., en el marco de unas diligencias judiciales.

Este informe es enviado inicialmente por la persona que lo elabora a otro funcionario adscrito a la ONIF, que a su vez remite copia a otra funcionaria y a García-Valdecasas. Este informe fue remitido desde el correo corporativo de la entonces jefa de la ONIF al correo personal de Outlook de su marido el 27 de noviembre de 2015.

Para uso personal

En su declaración como investigado celebrada ante De la Mata el pasado 30 de abril, la Fiscalía le preguntó por este y otros correos que habían sido detectados del análisis de la bandeja de entrada de su ‘email’ incautados en el registro. Ante el desconocimiento de los presentes, el juez ordenó que se entregara copia de éstos a todas las partes para poder desarrollar el interrogatorio. Según fuentes presentes, él sostuvo que su mujer le envió ese correo para tener ella una copia en casa y poder trabajar sobre el documento pero en ningún caso para uso de él.

Precisamente, el documento que le remitió se trata de una parte de la investigación al exministro de Economía y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato. Fue la ONIF la encargada de registrar su domicilio por un presunto blanqueo de capitales en una operación que estuvo marcada inicialmente por las críticas. La propia García-Valdecasas había acudido a la Fiscalía Anticorrupción para exponer su investigación sobre Rato pero el fiscal jefe de entonces, Antonio Salinas, había rechazado el asunto al encontrarse en un estado demasiado embrionario y le reclamó que profundizara más en el asunto.

García-Valdecasas contra Rato

Fue entonces cuando desde la ONIF se acudió a la Fiscalía de Madrid, que entonces dirigía Manuel Moix, a quien se le pidió que solicitara el registro y detención de Rato, como así ocurrió en abril de 2015. El entorno del exministro de Economía siempre pensó que esa operación había sido una maniobra orquestada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para utilizarle como ‘chivo expiatorio’.

Cuando en julio de 2016, agentes de la UCO entraban a registrar el domicilio conyugal de Pérez Calzada, desde el Departamento de Montoro se guardó silencio y no se adoptó ninguna medida tras conocer que el marido de su jefa de la ONIF podría haber participado en un blanqueo de capitales para favorecer a defraudadores españoles que tenían el dinero escondido en el HSBC. A finales de ese año, García-Valdecasas anunciaba su retirada por jubilación.

FUENTE: ALD/LaVanguardia

Queremos ser parte de su equipo…

La Experiencia hace la Diferencia.