Compartir en Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Francisco «Pancho» Colorado Cessa fue contratista de Pemex y uno de los principales lavadores de la organización delictiva de «Los Zetas» en Veracruz.

El domingo pasado murió de un infarto en una cárcel de Estados Unidos, donde cumplía una sentencia de 20 años por lavado de dinero y soborno.

En junio de 2012, el Gobierno estadounidense acusó por primera vez al empresario veracruzano de lavar dinero para Los Zetas.

Colorado era dueño de ADT Petroservicios, un contratista habitual de Pemex que «Pancho» utilizó para blanquear el dinero por medio de la compra de caballos pura sangre para carreras parejeras.

Tan sólo entre 2004 y 2011, ADT ganó al menos 28 contratos de la entonces paraestatal, 25 de ellos de Pemex Exploración y Producción, por un monto total de mil 405 millones de pesos.

«Colorado es un empresario que operó como hombre de paja (prestanombres) para Óscar y Miguel Treviño Morales para la compra de varios caballos», señala la acusación inicial contra Colorado.

«Colorado hacía pagos por medio de cheques personales y transferencias electrónicas para la compra, manutención y entrenamiento de los caballos».

La acusación contra Colorado -y otros 14 involucrados- establece que entre 2009 y 2012 el empresario ayudó a Los Zetas a adquirir 41 caballos en tres subastas.

Indica que los caballos costaron poco más de tres millones de dólares y Colorado aportó su nombre o los cheques para las compras.

Una de las adquisiciones, en enero de 2012, incluso fue pagada de manera parcial con un cheque de 228 mil 700 dólares girado por ADT Petroservicios.

Además, la entonces la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OCBE) del Tesoro de EU reportó que Colorado ayudaba «materialmente en las actividades internacionales de tráfico de drogas de Los Zetas y sus líderes».

«Pancho» Colorado se entregó a la justicia de Estados Unidos el 14 de junio de 2012 en Houston, para enfrentar un juicio por lavado de dinero en la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas.

En 2016, dicha Corte lo condenó a 20 años de cárcel por lavado y conspiración para sobornar a un juez federal, además de decomisarle dos jets y 25 millones de dólares en cuentas bancarias en ese país.

En México, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR investigó al empresario también por lavado de dinero.

Entre sus acciones, la PGR aseguró al empresario un gimnasio, una casa y un hotel en Veracruz, por considerarlo producto de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

También le decomisó un rancho valuado en más de 34 millones de pesos que presuntamente era utilizado por Los Zetas como casa de seguridad y de descanso.

En los últimos años, Colorado Cessa se defendió de las acusaciones en su contra al asegurar que no formaba parte de una estructura delincuencial y que fue víctima de una extorsión de Los Zetas.

Reforma

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •