Hacer crecer su dinero en el sector formal tiene grandes ventajas; una de las principales es la protección de los seguros de depósito.

Cuando se dio a conocer el fraude que los directivos de Ficrea, una sociedad financiera popular (sofipo), habían realizado con los activos de sus clientes, muchos ahorradores expresaron gran inseguridad respecto de las instituciones financieras formales.

Sin embargo, si bien varios factores influyeron en este escenario, un conocimiento previo que habría protegido a varios usuarios habría sido el del funcionamiento de los seguros de depósito para recuperar su dinero.

“Una de las ventajas del ahorro formal es que hay mayor certeza y seguridad con su dinero, además de que genera un historial para la adquisición de otros créditos, tiene un mejor control de sus activos y genera intereses”, destaca Alejandro Briant Osorio Carranza, director general de Comunicación Social del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

Durante las actividades de la octava edición de la Semana Nacional de Educación Financiera, el directivo fue enfático en la importancia de que al ahorrar conozca a detalle tanto a la entidad financiera en la que desea hacerlo, como en qué cantidades su dinero estará asegurado y qué instituciones lo protegen si la entidad atraviesa una crisis.

Entidades bancarias

En México existen tres seguros de depósito que son sus aliados en distintas entidades: el IPAB es el responsable del seguro para el sector bancario; el Fondo de Protección de Sociedades Financieras Populares y de Protección a sus Ahorradores (Prosofipo), protege a los usuarios de las sofipos, y el Fideicomiso del Fondo de Supervisión Auxiliar de Socaps y de Protección a sus Ahorradores (Focoop) es responsable en el sector de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps).

El primero de ellos, el IPAB, inició operaciones en 1999 con la misión de garantizar los depósitos bancarios y resolver con el menor costo posible la salida de un banco con problemas financieros, lo que contribuye a la estabilidad del sistema bancario y de pagos, detalla Osorio Carranza.

Cuando un banco tiene problemas de capital, el IPAB protege a sus usuarios por hasta 400,000 Unidades de Inversión (Udis), aproximadamente 2 millones 128,000 pesos a la fecha.

Sin embargo, si sus ahorros exceden esta cantidad no se alarme, esto no significa que esté vulnerable ante una crisis financiera. Para estos casos, el directivo del IPAB recomienda aplicar uno de los principios básicos de la inversión: la diversificación.

“Si tiene 10 millones de pesos, puede abrir cinco cuentas en cinco bancos distintos. Así, todo su ahorro estará protegido”, agrega.

Los productos que el IPAB protege son las cuentas de ahorro, de cheques, de nómina, tarjetas de débito bancarias, de nómina y cuentas a plazo o retirables con previo aviso.

No obstante, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte que las operaciones que no se hayan sujetado a las disposiciones legales o relacionadas con operaciones ilícitas no están cubiertas.

Asimismo, advierte que las sociedades que forman parte del grupo financiero al cual pertenece el banco, los accionistas, miembros del consejo de administración, funcionarios de los dos primeros niveles de la institución, apoderados generales con facultades administrativas y gerentes generales no pueden reclamar este seguro.

En tanto, es importante tener en cuenta que si tiene activos en fondos de inversión, aseguradoras, cajas de ahorro, sociedades de ahorro y préstamo, casas de Bolsa o en bancos de desarrollo, éstos no están resguardados por el IPAB, incluso si los productos son ofrecidos en sucursales bancarias.

Osorio Carranza añade que si un banco quiebra, el dinero será depositado en un plazo máximo de dos semanas y de manera automática.

Sofipos y socaps

Por otra parte, para usuarios de sofipos, es importante saber que el seguro en estas entidades, a cargo de Prosofipo, le protege por hasta 25,000 Udis o aproximadamente 133,000 pesos.

El seguro, añade la Condusef, se hace efectivo en caso de que la entidad financiera se llegara a declarar en disolución, liquidación o se decrete su concurso mercantil. Las operaciones que cubre este seguro son los depósitos de dinero a la vista, de ahorro y depósitos a plazo retirables en días preestablecidos y retirables con previo aviso.

Para usuarios de las socaps, la cantidad resguardada es la misma que la de las sofipos; es decir, 25,000 Udis, siempre que estén avaladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores .

Por ello, antes de depositar sus ahorros en una entidad financiera, consulte en la Condusef o la CNBV si está debidamente regulada, y qué protección ofrece a su dinero en casos de crisis.

 Fuente: El economista

Publicado por Servicios Integrales SI, SC en martes, octubre 20, 2015