Compartir en Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Como parte de su estrategia de análisis de riesgos implementada a nivel global, el gigante estadounidense Citigroup Inc. decidió finalizar en un período de 30 días las relaciones comerciales con todas las instituciones financieras venezolanas, incluidas el Banco Central de Venezuela y el estatal Banco de    Venezuela.

   El vocero del Citigroup inc., Juan Iramain, indicó en una entrevista radial que la medida afecta a unas 20 instituciones financieras    venezolanas, porque el banco decidió “parar de proveer servicios de corresponsalía bancarias a todos los clientes de Venezuela, públicos o privados”.

   “Después de una revisión periódica de gestión del riesgo en Venezuela, Citi ha decidido suspender la banca corresponsal y el mantenimiento de ciertas cuentas en el país. Esta decisión no es un reflejo de nuestro compromiso con un país al que hemos servido durante casi 100 años”, dijo Citigroup mediante un comunicado.

   Las acciones del banco estadounidense forman parte de una estrategia especial para atender “mercados de alto riesgo”, así lo confirmó el director ejecutivo de Citigroup Inc., Michael Corbat, el pasado 02 de junio en una conferencia en la que se mostró satisfecho por las medidas aplicadas, asegurando que el banco se ha manejado bien en relación a las crisis económicas en Venezuela, el Oriente Medio y en otras jurisdicciones: «Creo que vamos a demostrar, a través de algunos eventos y ciclos, que sabemos cómo manejarnos en esos lugares», dijo.

   Por su parte, Iramain explicó que la decisión del banco no responde a criterios políticos y aseveró que están dispuestos a ayudar a las instituciones financieras venezolanas a encontrar otros bancos que les presten los servicios de corresponsalías.

   Un problema global

   Citigroup no es el único banco global tomando estas medidas. Deutsche Bank AG, Bank of New York Mellon Corp. y el J.P. Morgan Chase & Co., entre otros, han aumentado el escrutinio de sus relaciones comerciales con instituciones financieras extranjeras de países de “alto riesgo” y han aplicado cierres de cuentas corresponsales.

   Durante 2015, diversos bancos latinoamericanos, incluidos los mexicanos Banorte, Banco Azteca y Monex Grupo Financiero, sufrieron del cierre de relaciones comerciales estadounidenses. El mercado panameño fue otro fuertemente golpeado por el “de-risking” en los últimos años.

   Tal como lo cita el Bank for International Settlements en su reporte sobre cuentas de corresponsalías emitido esta semana (julio 2016), los bancos proveedores citan frecuentemente como causas del cierre de las cuentas corresponsales “el cumplimiento de las normas de ALD / CFT, un aumento de la percepción de riesgo y algunas incertidumbres sobre el impacto potencial del incumplimiento”.

   Muchos bancos estadounidenses y europeos están cerrando cuentas y terminando relaciones con instituciones extranjeras por considerar que el riesgo que presentan las convierte en “poco rentables”, esto sumado al incremento del costo del cumplimiento, especialmente asociado a la identificación de los clientes de sus clientes que exigen los reguladores.

   Según una encuesta efectuada en 2014 por KPMG en la que participaron más de 300 bancos, entre 2001 y 2004 se registró un aumento del 61% de los costos del cumplimiento ALD; para el 2007 el aumento había sido de 58%; un extra de 45% en 2011 y 53% más en 2014.

   En enero de 2016, el vicepresidente del Consejo de Administración de Banco Azteca, Luis Niño de Rivera, explicó al diario estadounidense The Wall Street Journal, que los bancos estadounidenses saben que “las sanciones son grandes y las ganancias son pequeñas, es una simple aritmética: ¿Hago un millón de dólares, pero me van a multar por mil millones? No lo hago”.

 

FUENTE: Lavado de dinero.com

Queremos ser parte de suequipo…

La Experiencia hace laDiferencia.

Publicado por Servicios Integrales SI, SC en martes, julio 19, 2016 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •