El empresario mexicano Carlos Djemal es acusado de lavar más de 100 mdd y estar involucrado en un plan para obtener fraudulentamente reembolsos de impuestos del gobierno mexicano. 

Carlos Djemal, consejero propietario de InvestaBank, fue arrestado en Chicago, Estados Unidos, junto con otras tres personas acusados de lavar más de 100 millones de dólares y estar involucrados en un plan para obtener fraudulentamente reembolsos de impuestos del gobierno mexicano.

De acuerdo con información de Reuters, Djemal es acusado en una denuncia penal presentada en la corte federal de Manhattan, que se hizo pública la noche del lunes, y en la cual también se señala a Isidoro Haiat, quien también fue uno de los inversionistas que compraron las operaciones del Royal Bank of Scotland en México para establecer InvestaBank en 2014. 

La agencia de noticias indicó que el presidente ejecutivo de InvestaBank, Enrique Vilatela, mencionó que el arresto de Djemal fue una “sorpresa”, quien es uno de los 38 socios del banco. Asimismo, precisó que Haiat murió hace un año a causa de una enfermedad.

De acuerdo con el resumen de la Asamblea General Ordinaria de Accionistas del banco, celebrada el 27 de abril del año en curso, Djemal es consejero propietario, al igual que Enrique Vilatela Riba, Bernardo Quintana Kawage, Manuel de Jesús Arroyo Rodríguez y Roy Alberto Campos Esquerra, entre otros

Forbes México solicitó una reacción de InvestaBank sobre esta situación, pero hasta el momento no se ha obtenido respuesta. Los otros tres detenidos son Max Fraenkel, Daniel Blitzer y Robert Moreno, quienes junto a Djemal y Haiat son señalados por la autoridad de participar en un esquema de lavado de dinero. InvestaBank anunció la semana pasada el acuerdo para comprar las unidades de Deutsche Bank AG en el país: Deutsche Bank México y Deutsche Securities.

Los fiscales dijeron que de 2011 a 2016, los acusados participaron en un plan para defraudar ingresos fiscales al gobierno mexicano, relacionados con el Impuesto al Valor Agregado (IVA), y luego blanquear los recursos obtenidos en Estados Unidos y México. Para ello, crearon docenas de compañías que afirmaron estar haciendo negocios como importadores y exportadores de teléfonos celulares para obtener fraudulentamente reembolsos de dicho impuesto.

La denuncia publicada anoche, menciona que Djemal y Haiat tenían una empresa mexicana que manejaba los detalles administrativos de la conspiración, y señala que también eran propietarios de Casa de Cambio Tiber, la cual se utilizó para transferir fondos a las compañías fachadas.