Los verdaderos perdedores de los fraudes financieros

El fraude financiero en todas sus ramas representa una pérdida para la economía en su conjunto, pues aunque las reclamaciones de los usuarios sean procedentes y se les regrese el dinero, éste se queda en manos de los defraudadores, aseguró Mario Di Costanzo Armenta, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). “No quiere decir que alguien no perdió ese dinero, porque lo perdió el comercio o el banco, pero alguien lo perdió”, estableció durante la mesa Retos legislativos a favor de la economía digital, en el cual participó en el marco del evento “Ciberseguridad, clave para lograr un entorno propicio para la economía digital”, explicó Di Costanzo. El funcionario consideró que cifras como los cuatro millones 82 mil 155 reclamaciones, por casos de fraude financiero cibernético durante 2017, hacen, no solamente que los reguladores busquen maneras de ofrecer mayor seguridad en las operaciones, sino también cómo desarrollar esquemas de protección y defensa a los usuarios del sistema financiero. “Hace muchos años el papelito era el comprobante, llegabas a la ventanilla y te daban tu comprobante con el sello, hoy en muchas operaciones no hay papelito, no hay sello”, estableció el presidente del organismo de defensa de los clientes de la banca. Afectaciones Con datos de la Condusef, durante 2017 las 6.4 millones de reclamaciones por fraude representan un monto reclamado por 10 mil...

Leer más