Destacó el trabajo de las organizaciones sin fines de lucro

El lavado de dinero es un modo de financiamiento al terrorismo. El GAFI ha destacado la importancia de combatir la corrupción en la lucha antilavado.

ANTE MÁS de 300 representantes del sector privado de todo el mundo, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) instó a reconocer la importancia de la lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo para combatir la corrupción, la cual “tiene el potencial de provocar daños catastróficos en el desarrollo económico” de los países.

Durante el Foro Consultivo del Sector Privado, que se llevó a cabo hace algunos días en Viena, Austria, el GAFI, presidido por Marshall Billingslea, destacó el tema de la corrupción en el marco de la lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, además de que señaló el trabajo de las organizaciones sin fines de lucro para luchar contra la cleptocracia.

“El GAFI otorga gran importancia a la lucha contra la corrupción: la corrupción tiene el potencial de provocar daños catastróficos al desarrollo económico y disminuir el respeto por la ley y la gobernabilidad efectiva”, explicó el organismo en un resumen de las actividades de dicho foro.

Aunque no se detalla si el GAFI piensa impulsar nuevas medidas para el tema de la lucha contra el lavado de dinero en el marco del combate a la corrupción, lo destacable es que es la primera vez que, durante la presidencia de Billingslea, asumida en julio del 2018, el organismo comenta el tema.

Desde hace años, el organismo rector de la lucha antilavado en el mundo no hacía una posición pública respecto a la corrupción y el lavado de dinero. Fue en el 2016 cuando el organismo, en ese entonces presidido por el español Juan Manuel Vega-serrano, realizó un pronunciamiento al respecto.

En aquel momento, el secretario ejecutivo, David Lewis, destacó la necesidad de utilizar de mejor manera la inteligencia financiera para acotar el tema de lavado de dinero proveniente de la corrupción, especialmente en las personas políticamente expuestas (PEP) como beneficiarios finales de un proceso de blanqueo de capitales.

“No se puede investigar la corrupción sin inteligencia financiera e investigadores financieros entrenados para usarla. Las PEP son una y otra vez la raíz de la corrupción en todos los niveles”, expresó en su momento Lewis.

AVANCES DE MÉXICO

Como parte de los resultados de su última evaluación a México, un país donde de acuerdo con la Secretaría de la Función Pública la corrupción cuesta 10% del PIB, el GAFI indicó que este problema es un elemento de alto riesgo para la proliferación del lavado de dinero, por lo que recomendó a las autoridades mexicanas fortalecer los controles para abordar este tema en su lucha contra el blanqueo de capitales.

El organismo indicó que aunque el sector financiero demuestra buena comprensión en general de las principales amenazas de lavado de dinero de los grupos delictivos, el reconocimiento de la corrupción como amenaza principal para el blanqueo es irregular dentro del mismo.

“(México) se enfrenta con un riesgo significativo de lavado de activos, proveniente principalmente

El GAFI otorga gran importancia a la lucha contra la corrupción: la corrupción tiene el potencial de provocar daños catastróficos al desarrollo económico”.

GAFI

de las actividades más a menudo asociadas con la delincuencia organizada, tales como tráfico de drogas, extorsión, así como también corrupción y evasión fiscal”, se puede leer en el informe del GAFI, publicado en enero del 2018.

En este sentido, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores recientemente emitió la guía anticorrupción para el sistema financiero mexicano, la cual a pesar de no ser vinculante, es recomendable su adopción por las entidades financieras.

“(La guía) tiene como finalidad ayudar a los sujetos supervisados a comprender mejor los factores de riesgo específicos relacionados con actos de corrupción derivado de sus relaciones comerciales con las PEP nacionales y personas vulnerables, que permita facilitar la identificación de situaciones que presentan un mayor riesgo de lavado de dinero relacionado con dichos actos ilícitos, asícomo brindar elementos para mejorar su capacidad de gestionar dichos riesgos”, se puede leer en el documento distribuido desde hace unos meses a los participantes del sistema financiero.

El economista.