El SAT hará borrón y cuenta nueva a contribuyentes con actividades vulnerables y no presentaron los avisos a las autoridades.

TRAS LA publicación del programa de autorregularización para sujetos que realicen actividades vulnerables, expertos en el tema refirieron que esperan que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) “endurezca su mano” para combatir el lavado de dinero.

Salvador Mejía, socio director de la consultoría Asimetrics, refirió que con este programa el fisco estará dando “el perdón de perdones” a los contribuyentes que realizan actividades vulnerables y no presentaron en tiempo y forma los avisos a las autoridades.

“No entiendo el razonamiento de la autoridad para sacar este programa. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) le señaló al SAT, anteriormente, el incumplimiento de sus obligaciones para implementar la ley antilavado. La metodología más lógica y evidente para darle la vuelta a este señalamiento son y serán las multas, y con el cambio de administración se hubiera pensado que se lanzaría una campaña dura para reforzar la lucha contra el lavado de dinero pero, increíblemente, surge este programa”, aseveró.

Si bien parecería que esto baja la guardia del SAT ante el tema de prevención, Salvador Mejía prevé que después del programa el SAT aplique mano dura para que se cumpla la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, conocida como la ley antilavado.

Con él coincidió Herbert Bettinger, experto fiscal, quien refirió que varios contribuyentes se escudaron en un “desconocimiento de la ley” para no ser acreedores a multas.

“Al dar el borrón y cuenta nueva, los contribuyentes ya van a estar enterados de sus obligaciones y, por tal, no pueden poner excusa alguna de un desconocimiento de la ley. Después, espero una mano dura por parte del SAT, que ya no perdone nada”, aseveró.

PREVENIR ES LO IMPORTANTE

Por su parte, Daniel Ortiz de Montellano y Silvia Matus, presidente y vicepresidenta, respectivamente, de la Asociación del Capítulo México, refirieron que más allá de las multas, la verdadera importancia es prevenir que se dé el ilícito.

“Más importante que las multas y sanciones, es prevenir los delitos en las empresas, instituciones y organizaciones. La autoridad debe sacar cosas para ayudar, de alguna manera, a los contribuyentes y ésta es una forma”, refirió Daniel Ortiz.

Por su parte, Silvia Matus recordó que este tipo de programas también se realizan tras las observaciones que hizo el GAFI al SAT sobre el tema de lavado de dinero, por lo que es importante que el fisco apoye a los contribuyentes para que se alineen a los compromisos internacionales en esta lucha.

El programa perdonará las multas establecidas a los contribuyentes entre el 1 de julio del 2013 y el 31 de diciembre del 2018, si se autocorrigen y cumplen con la ley antilavado.

ADHESIÓN AL PROGRAMA

De acuerdo con la consultoría en actividades vulnerables, sólo 20% de los sujetos obligados está en condiciones de ponerse totalmente al corriente a través del programa.

“El cumplimiento puede parecer sencillo, pero nuestra experiencia refleja que ocho de cada 10 sujetos obligados no lo hacen en tiempo y forma por tres factores principales: por desconocimiento de la ley, porque ignoran el proceso correcto de conformación de expedientes y envío de avisos, y porque no disponen de recursos humanos y tecnológicos para ello”, indicó Alejandro Ponce Rivera y Chávez, director general de la consultoría.

Agregó que estos problemas no sólo ocurren en pequeñas y medianas empresas, sino también en los grandes corporativos, que pese a tener la estructura y recursos para cumplir con la ley, la desconocen.

“Observamos diversas fallas. Por ejemplo, en el caso de los avisos hay quienes no saben qué formatos usar, qué campos llenar o cuáles son los umbrales establecidos para su actividad; también vemos desconocimiento en cuanto a la documentación requerida al cliente para armar los expedientes y ciertas fallas en cuanto a la custodia, protección y resguardo de la información y documentación soporte de las actividades vulnerables”, explicó Ponce Rivera y Chávez.