Aunque Suiza a veces es sinónimo de paraíso fiscal por su legendaria política de secreto financiero, en realidad Estados Unidos se está convirtiendo en un destino con similares características.

Según un reporte reciente de Bloomberg, cada día aumentan las ofertas para atraer la atención de personas muy ricas provenientes de todos los continentes. Estos individuos se ven atraídos a trasladar sus fortunas fundamentalmente por los reducidos impuestos que deben pagar por ese dinero.

De acuerdo con información ofrecida por Andrew Penney, el director de Rothschild & Co., la patria de Washington sería “el nuevo gran paraíso fiscal o la nueva Suiza”, al tiempo que los funcionarios gubernamentales encargados de la economía dan cada vez más muestras de no pretender acatar las nuevas normas para la divulgación de las informaciones bancarias dictadas por la Organización de Cooperación y Desarrollo económicos (OCDE).

Esto favorece el desarrollo de un reciente mercado de ciudadanos extranjeros con intenciones de esconder su fortuna en territorio norteamericano, un fenómeno que es ya visible tanto en Nevada como en Wyoming o en Dakota del Sur.

“Qué ironía –no, qué perversión–, que Estados Unidos, que siempre ha sido muy crítico contra los bancos suizos, se haya convertido en una entidad que aplica el secreto bancario”, declaró Peter Cotorceanu, un abogado del gabinete jurídico suizo Anaford AG, citado por Bloomberg.

Si se demuestra que no hay evasión fiscal, no hay nada de ilegal en las acciones de no pocos bancos norteamericanos para atraer capital extranjero con la promesa de guardar el secreto bancario. Pero es curioso que este sea uno de los pocos países en los que los consejeros bancarios promueven cuentas que permanecerán en un secreto absoluto.

Uno de los ejemplos más notables es el de Rothschild & Cp., una vieja institución financiera europea, que ha abierto en Reno, Nevada, una sociedad fiduciaria capaz de recibir fondos provenientes de fortunas extranjeras.

Ese estado del oeste norteamericano se encuentra ya en mejores condiciones que paraísos fiscales “famosos”, como las islas Bermudas y las islas Caimán.

Por su parte, Trident Trust Co, uno de los más grandes proveedores de fideicomisos offshore del planeta, transfirió en diciembre último decenas de cuentas de Suiza, Gran Caimán y otras ciudades, nada menos que a Sioux Falls, en el este de Dakota del Sur.

“Me sorprendió ver llegar a tanta gente que tenían cuentas en Suiza y que ahora deseaban retirar sus fondos de Suiza”, declaró Alice Rokahr, presidente de Trident.

Sin embargo, ninguno de estos extranjeros hace referencia a evasión fiscal. “Yo no escucho a nadie decir ‘quiero evitar los impuestos’. Son solo personas legítimamente preocupadas con respecto a su salud y a su bienestar”, afirmó Rokahr.

Según los expertos, la desaparición de los paraísos fiscales no es algo previsto para dentro de poco tiempo. Todavía en territorio suizo se conservan 1.9 billones de dólares que escapan a los controles fiscales de sus países de origen, de acuerdo con Gabriel Zucman, profesor de economía de la Universidad de California de Berkeley.

Durante décadas, Suiza ha sido la meca de las cuentas bancarias secretas. Pero estos son otros tiempos.

FUENTE:              Bloomberg.

Queremos ser parte de suequipo…

La Experiencia hace laDiferencia.

Publicado por Servicios Integrales SI, SC en martes, febrero 02, 2016